Archivos Mensuales: septiembre 2012

HERRAMIENTAS TECNOLÓGICAS PARA DOCENTES

http://www.maestrosdelweb.com/editorial/10-herramientas-para-maestros-creativos/

Anuncios

LARA

FORMAR PARA TRANSFORMAR GARANTIZANDO EL DERECHO A LA SEGURIDAD

CIUDAD EDUCADORA CIUDAD SEGURA

EL HÁBITAT Y EL DERECHO A LA CIUDAD SEGURA

INCLUSIÓN

PREVENCIÓN

 

ENFOQUE DE GÉNERO

      

DIVERSIÓN CREADORA

 

JUVENTUD EDUCACIÓN LIBERADORA

EDUCACIÓN POPULAR

FRAGMENTO TOMADO DE TÉCNICAS DE EDUCACIÓN POPULAR:

FEDERICO COPPENS  <tamfritz@ibw.com.ni>
HERMAN VAN DE VELDE  <cicapnic@ibw.com.ni>

DOCUMENTO COMPLETO AL FINAL DE ESTE ÁRTICULO

4.1.2. ¿Por qué la Educación Popular?
La Educación Popular es una respuesta pedagógica a la explotación económica, la discriminación social, la dependencia cultural y la dominación política, identificando y analizando críticamente las causas y consecuencias estructurales e históricas de los fenómenos sociales a partir de sus manifestaciones concretas. En otras palabras, mientras persistan desigualdades, la Educación Popular seguirá siendo necesaria.


4.1.3. ¿Para qué la Educación Popular?
Su finalidad esencial es contribuir a la construcción de una sociedad nueva, más humana y justa. Esto significa, como lo señalaba Paulo Freire, que el proceso de Educación Popular no termina con la liberación de los sectores oprimidos sino que debe alcanzar también la liberación de los sectores opresores, apuntando más generalmente a la superación de toda estructura injusta de sumisión-dominación, en sus manifestaciones sociales, económicas, culturales y políticas.


4.1.4. ¿Para quiénes?
Contrario a lo que podrían insinuar ciertas aplicaciones reductoras, no se trata de una herramienta utilizada sólo con personas analfabetas en los países del Tercer Mundo de manera que puedan aprender a leer y escribir. Es válida para cualquier sector de la sociedad en cualquier país del mundo que esté interesado en cambiar alguna situación de opresión e injusticia. Si la educación debe ser una herramienta de transformación, un concepto activo, esto también define para quien es la Educación Popular: para aquellas personas que están más interesadas en cambiar la situación porque ésta les está oprimiendo. Es decir, el sujeto prioritario de la Educación Popular es el pueblo que siente en carne propia la injusticia, diferenciándose sectores tales como obrer@s, campesin@s, mujeres niñ@s y adolescentes, pueblos indígenas, homosexuales,… En fin, cualquier minoría objetivamente oprimida. La Educación Popular supone, en primer lugar el fortalecimiento de sus identidades sectoriales, facilitándose procesos a través de los cuales se adquieran conciencia ‘para si’ de esta situación objetiva de opresión, desarrollando progresivamente las capacidades requeridas para asumir el derecho de ser actoras/es protagonistas de su propia historia. El hecho que el protagonismo del proceso de cambio tenga que descansar fundamentalmente en los mismos sectores marginados no significa, como lo señalaba Paulo Freire, que dicho proceso no admita alianzas con otros sectores sociales sinceramente interesados en la superación de la injusticia y que puedan facilitar procesos educativos-organizativos apuntando a este cambio. Pero éste no puede ser un proceso de una vía, sino debe construirse como una dinámica colectiva involucrando a tod@s en un proceso de enseñarse un@s a otr@s, de aprender haciendo. Es participativa ya que compromete totalmente a l@s participantes en el triple proceso de investigación, educación, organización.

   
4.1.5. ¿Dónde?
En la Educación Popular no hay aulas, ni cursos específicos, ni grados, ni textos… la “escuela” es la vida cotidiana de los grupos y sectores populares. Es válida en cualquier lugar especialmente porque una de sus características principales es que se tiene que desarrollar de acuerdo al contexto particular en el que se está dando. Se puede aplicar en cualquier lugar y con cualquier sector, pero adaptándose siempre sus técnicas al contexto particular, tomando en consideración el sistema político-económico y la ideología dominante, el lenguaje y la cultura del pueblo así como las contradicciones específicas del momento. Se parte del hecho de que el medio de vida transforma a las personas que lo habitan e incluso condicionan su manera de pensar. Pero el reto consiste en que, al desarrollar su protagonismo como actores históricos, las personas adquieran las capacidades para transformar su entorno.

4.1.6. ¿Cuándo?
En cuanto a los momentos de la Educación Popular, la terminología europea la asocia generalmente con la formación permanente, expresión criticada por autores como Carlos Núñez pues deja de lado la opción política liberadora que debe ser fundamental. Sin embargo, esta expresión resulta interesante en el sentido de subrayar que, además de educación para la vida, la Educación Popular es una educación a lo largo de toda la vida. Va más allá de cualquier contexto histórico. “La lucha sigue…”


4.1.7. ¿Cuáles son los temas de la Educación Popular?
Los contenidos temáticos que se pueden abordar mediante una metodología de Educación Popular no admiten ninguna delimitación a priori. Los ejes de entrada del proceso educativo serán siempre los problemas más cercanos, los que más interesan a los diferentes sectores populares y colectivos concretos. Generalmente sin embargo, en aras de una mayor eficacia, se recomienda partir de situaciones muy concretas y en las cuales exista posibilidad estratégica de alcanzar logros significativos relativamente a corto plazo. Efectivamente, esto constituirá un aliciente para fortalecer la organización y proponerse, progresivamente, metas más ambiciosas e involucrando a más gente.
4.2. CONCEPCIÓN DIALÉCTICA DEL APRENDIZAJE
La esencia de la Educación Popular como sistema metodológico es la concepción dialéctica del aprendizaje. Como señala Paulo Freire, se trata de un principio epistemológico fundamental: Si se define al conocimiento como un hecho acabado, en si, se pierde la visión dialéctica que explica (solamente ella) la posibilidad de conocer. Conocimiento es proceso que resulta de la praxis permanente de los seres humanos sobre la realidad.

4.3. RELACIÓN PRÁCTICA-TEORÍA-PRÁCTICA
Como lo señala entonces el propio Freire, la concepción dialéctica del aprendizaje se manifiesta esencialmente en la unidad práctica-teoría-práctica, que el equipo del Instituto Cooperativo Interamericano (ICI) de Panamá explicita así: La práctica y la teoría tienen una vinculación íntima. No puede entenderse una sin la otra. Ambas se influyen y se determinan mutuamente. Nuestro actuar condiciona nuestros conocimientos y al mismo tiempo, nuestros conocimientos condicionan nuestro actuar.

A continuación, MOSTRAREMOS los tres momentos DE LA EDUCACIÓN POPULAR.
a. La práctica social
Entendemos por práctica social a nuestro actuar sobre la realidad natural y social, es decir, todas las actividades que realizamos para sobrevivir, para mejorar y transformar el mundo que nos rodea. Son las acciones (hechos y pensamientos) que realizamos como personas, grupos, clases o naciones, en forma consciente e intencionada, para crear, modificar o transformar constantemente la realidad en que vivimos. Así la práctica social puede ser: productiva o económica, una práctica organizativa, una práctica cultural o una práctica histórica.Por su parte, Carlos Núñez indica una diferencia sustancial entre ‘partir de la realidad’ y ‘partir de la práctica’. Pero esa realidad no existe como tal, ajena al hombre y a la sociedad; es el accionar individual, grupal, colectivo, consciente e intencionado y a todos niveles, la que crea, modifica y transforma constantemente a la misma realidad. A esto llamamos ‘práctica social’.

b. El proceso de teorización
Siempre según el ICI: Teorizar no significa desvincularse de la realidad. Desde el mismo momento que partimos de la práctica, ya estamos reflexionando sobre ella. Pero con la teorización tratamos de hacerlo en forma ordenada, intencionada, buscamos superar el ‘conocimiento común’, mediante un procesos sistemático en que los y las participantes cuestionan su realidad, preguntan y analizan el por qué de las cosas para ir profundizando en las causas más estructurales. El pueblo también teoriza, a su manera, pero teoriza. Por eso el proceso de teorización no podemos hacerlo al margen del saber popular. El pueblo a lo largo de su caminar, ha ido acumulando ideas, conceptos, toda una lógica de pensamiento, que responde a su experiencia y se constituye en una auténtica ‘teoría popular’. Este saber popular es una mezcla de concepciones ideológicas producto del sistema dominante, y también de contenidos de resistencia y lucha.

c. La vuelta a la práctica en la Educación Popular
Cuando hablamos de volver a la práctica, esto no significa regresar al punto de partida inicial. Tenemos que regresar a la práctica planteando acciones que combaten los problemas que hemos analizado en toda su complejidad. En el regreso a la práctica, se busca convertir los conocimientos sobre un problema en forma de enfrentarlo a través de una nueva práctica o una práctica transformadora. Refiriéndose también al regreso a la práctica, Núñez aclara: “Volver a la práctica”, constituye un regreso al punto de partida, pero no entendida en el sentido original del cual se partió, pues esto significaría la anulación del movimiento dialéctico. El proceso de reflexión teórica sobre el punto de partida, nos debe provocar el avance en términos no sólo intelectivos, sino en la calidad racional, organizativa y política de las acciones transformadoras de la misma realidad de la cual se partió. No se trata pues de un volver mecánicamente, sino de avanzar dinámica y creativamente, aunque sin alejarnos nunca de nuestra propia realidad .

4.4. La producción colectiva del conocimiento
Otro principio fundamental es que la Educación Popular se basa en procesos participativos, promoviendo el desarrollo de sectores populares como sujetos  sociales, es decir potenciando su protagonismo como actores de cambios sociales, identificando sus problemas más sentidos, investigando sus manifestaciones, analizando sus causas y consecuencias, formulando alternativas, organizándose para llevarlas a cabo, gestionando recursos, planificando acciones, evaluando su quehacer, etc… La participación que se promueve es libre, activa, eficaz, consciente, crítica.

AQUÍ LIBRO COMPLETO DE  Técnicas de Educación Popular